¿Devota del sol? ¡Hacé que tu piel brille en estas fiestas!

Sol pleno, autobronceadores y múltiples opciones nacieron para llevarnos al podio de las más morenas con un bronceado sano y natural. Como los riesgos del sol no son cuento, recolectamos los mejores consejos para que en estas fiestas cuides tu salud y brilles más que el sol.

Cremas autobronceantes: Son prácticas y accesibles, ideales para lograr un bronceado moderado que te haga ver como recién llegada de una escapada al Mediterráneo. Hay muchas marcas y para todos los bolsillos y la técnica suele ser similar. Requisitos: Ante todo mucha prolijidad en la aplicación y una piel correctamente exfoliada. Podés mantener el color aplicando el producto cada dos o tres días, pero recordá que no te protege de los rayos dañinos. Si tenés posibilidad de gastar un poco más, te recomendamos BIOTHERM Gelee Autobronzant Hydratant ($215) o Vichy Capital Soleil Autobronceante ($107). Sino, por un costo muy accesible y con buena calidad tenés la de Nivea (Sun Touch Autobronceante), a $65.

Sol pleno: Este sistema de bronceado es ideal para cuando tenés un evento y te querés preparar de manera especial. Un pincel de aire te aplica de modo parejo una solución que te broncea e hidrata super rápido. Dura de 3 a 7 días y lo correcto es hacerlo en un centro de estética o solarium especializado.

Cama solar: Casi con el mismo efecto del sol, la cama de tubos luminosos te deja tan bronceada de acuerdo al tiempo y la intensidad que le dediques. Según el Ministerio de Salud de la Nación este dispositivo provoca algunos efectos nocivos para la piel, ya que los rayos ultravioletas que emite son potencialmente cancerígenos.

¡El clásico y amado sol! Ya lo sabés, el sol tiene numerosos efectos positivos sobre la piel. Fija la vitamina D, el calcio, te llena de endorfinas y además te hace ver linda. Pero (siempre hay un “pero”), los rayos UVB y UVA son peligrosos para la salud de tu piel. Si vas por el bronceado natural, es obligatorio seguir estos consejos:

  • Colocate protector solar media hora antes de exponerte y asegurate de que tu piel esté correctamente exfoliada, limpia y seca (podés usar un scrub o guantes).  El de Dior (Suncare Body Cream) es un poco costoso pero excelente; su precio es $235. Dentro de las líneas dermatológicas tenés el de Eucerin (FPS 20) a $110 y Dermaglós Línea Solar FPS 30, a $65.Ambos más económicos y también de gran calidad.
  • Renová la aplicación cada dos horas y no te olvides de ninguna zona como cuello y escote ¡Los “queridos” rayos atraviesan hasta la ropa!
  • ¡El protector solar tiene que ser tu nuevo mejor amigo! A todos lados con él, no sólo en la playa; usalo en tus vacaciones, haciendo deporte y hasta para ir a trabajar.
  • Tratá, por favor, de tomar sol antes de las 11:00 hs y después de las 16:00 hs. Es más sano y hasta vas a lograr un tono más dorado (sí, las abuelas tenían razón).
  • Para lograr un color divino: Alimentate bien. Frutas y verduras con betacaroteno te ayudan a lograr el color ideal; entre ellas zanahoria, tomate, mango, remolacha, calabaza… Básicamente todo lo que veas de color rojo y naranja.
  • Una piel linda siempre está hidratada. Dos litros de agua mínimo para tu interior y una rica crema hidratante y nutritiva por fuera. Una buena idea es usar una crema con vitamina A y E, para renovar la piel y protegerla de los radicales libres.

Estos consejos te van a llevar a ese color tan deseado y de la manera más sana para brillar esta temporada. Por último, aprovechá la industria del maquillaje y usá polvos bronceadores para resaltar tu color y cremas con algún toque de brillo para ser la más dorada.  Te recomendamos los de Lancome (Star Bronzer, $375), Clinique (True Bronze, $263) y el deRevlon (Photoready Ed. Ltda $88).

 

El bronceado tiene historia

Del blanco pálido al dorado rabioso, así fue como llegaron a cambiar los tiempos en cuestiones de bronceado. La moda no sólo transforma nuestro modo de vestir, sino que también marca tendencia en materia de belleza ¿Cómo es que pasamos de ser unas blancas y voluptuosas mujeres renacentistas a fieles devotas del sol?

Allá por los comienzos del siglo XIX, las féminas adoraban las impolutas pieles claras y esto no era mera casualidad: El bronceado intenso era considerado sinónimo de bajo status, porque quienes más se bronceaban eran aquellas personas que trabajaban bajo el sol a destajo. En sus distintos tonos de palidez todas estaban felices, hasta que una mujer que revolucionó el mundo de la moda hizo cambiar el curso de los acontecimientos. En una tarde de verano, sobre un lujoso yate, la refinada Cocó Chanel se quedó plácidamente dormida mientras navegaba. Al despertarse se maravilló del tono que el sol había dejado en su piel y notó que el suave reflejo dorado, mezcla con un sutil rosa, le sentaba de maravillas, haciéndola parecer hasta más saludable. Y como sucede con todos los íconos de belleza, esta actitud marcó tendencia y sin dudarlo todas las mujeres se entregaron a los brazos de febo. Así, el bronceado se puso de moda.

Bronceado caribe, bronceado mediterráneo, cualquiera fuera el tono logrado, tener color en la piel significaba tener tiempo para unas relajantes vacaciones en alguna playa paradisíaca. Tanta fue la furia por estos tonos, que hasta los polvos volátiles blancos como el talco se reemplazaron por la salida al mercado de los bronzer (polvos bronceadores), para no perder el “colorcito” en todo el año.

Las fanáticas no tardaron en pasarse al otro extremo y así se llegaron a ver bronceados intensos, casi “quemados” gracias a aceites, bronceadores y demás productos potenciadores de los efectos. Las cosas comenzaron a cambiar con la expansión del agujero de ozono y los potenciales peligros del sol para la salud de la piel. Así, distintos organismos del mundo relacionados a la salud, empezaron a hacer hincapié en la utilización de pantallas de protección solar llegando al punto de incluirlas obligadamente hasta en las cremas.

Las modas van y vienen. El enigma es: ¿Volveremos a ser como las blancas mujeres de siglos anteriores? ¿O seguiremos fieles a la morenura en todos sus estilos, usando desde bronceadores hasta las bondades de la zanahoria? ¿Vos qué pensás?

No hay comentarios todavía

Responder

Tu email no será publicado.

Podés usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>