Experiencia Adelta: tratamientos faciales permitidos en el embarazo

Siempre tuve el hábito de cuidarme la piel. Bueno, en realidad confieso que de adolescente era bastante más amante del sol que lo que soy ahora y aunque mi mamá me perseguía para que me cuide no era muy consciente. Pero trato de mantener la rutina de limpieza diaria (mañana y noche), nunca dejar el maquillaje sin limpiar, y siempre hidratar todo el cuerpo.

Hace unos meses empecé un tratamiento integral para el rostro en Adelta, como les estuvimos mostrando en las redes, al mismo tiempo que me enteré que estaba embarazada. Lo que habíamos planeado desde un principio tuvo que cambiar un poco, ya que no todos los tratamientos se aconsejan para esta etapa de la vida. De todas formas, les quiero contar algunas cosas que estuvimos haciendo junto al Dr. Ever Escudero que estuvo supervisando todo el proceso.

Que NO se puede hacer cuando estás embarazada:

-Mesoterapia: Aunque la meso es super efectiva a la hora de tensar y regenerar la piel, no se recomienda hacer durante el embarazo porque los productos utilizados podrían penetrar a través de la piel y pasar a sangre y de ahí al cordón umbilical, de forma que se pueden producir alteraciones en el feto.

-Radiofrecuencia: Lo que hace esta técnica es estimular la producción de la propia piel de colágeno y elastina, haciendo que las fibras de colágeno se estiren en la piel generándonos una mejor apariencia y mejorando las líneas de expresión, aportando una piel más rejuvenecida. No está comprobado que este tratamiento haga mal estando embarazada, pero se recomienda no hacerlo en el cuerpo (por la cercanía a la panza).

Básicamente, todo lo que sea invasivo o pueda llegar al torrente sanguíneo, se desaconseja. Lo que yo vengo haciendo y estoy muy contenta con los resultados es:

– Luminoterapia: Es un tratamiento con luces LED. Iguala el tono de la piel, cierra los poros, limpia, calma el enrojecimiento y además tiene un fuerte efecto anti-age.

– Drenaje linfático manual: Es una técnica compuesta de movimientos lentos y sutiles, con presión controlada que estimula y depura el sistema linfático, favoreciendo la relajación de las fibras musculares. En el embarazo es uno de los tratamientos más recomendados, sobre todo a nivel corporal, porque está especialmente indicado para: pies cansados, mala circulación, retención de líquidos, eliminación de toxinas, todas cosas que aparecen o se empeoran con el paso de los meses y el crecimiento de la panza.

-Limpiezas y máscaras: Limpiezas profundas con productos especiales para cada tipo de piel. En mi caso ,tengo piel mixta (seca en las mejillas y grasa en la zona T), así que estuvimos aplicando algunas mascarillas para tratar esos problemas. Además, siempre hacemos alguna de hidratación profunda o aplicamos Vitamina C.

– Vaccum facial: Es un tratamiento que aspira y masajea la cara mediante masaje linfático. Mejora la elasticidad de los tejidos cutáneos y elimina toxinas gracias a que activa la circulación sanguínea. Es capaz de mejorar el aspecto de la cara gracias a que elimina las células muertas de la piel. La oxigenación celular es producida por el masaje continuo de la piel que consigue activar el brillo natural.

Espero que les sirvan estos tips si están planeando hacerse un tratamiento durante esta etapa de la vida. A las que no están embarazadas, las opciones son interminables, la cuestión es hacer una pequeña inversión para cuidar nuestra piel que nos acompañó y va acompañar toda la vida. Y SIEMPRE mantener una buena rutina en casa, eso es clave.

Celina De Francesco

Lic. en Comunicación

Edición - Redacción - Fotografía

No hay comentarios todavía

Responder

Tu email no será publicado.

Podés usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>