Flor Torrente: “Creo que uno tiene que hacer cambios para que se renueve la energía, el camino, que las aguas se muevan”

Ver galería
8 Fotos
Flor Torrente: “Creo que uno tiene que hacer cambios para que se renueve la energía, el camino, que las aguas se muevan”

Foto: Ger Cepeda

Flor Torrente: “Creo que uno tiene que hacer cambios para que se renueve la energía, el camino, que las aguas se muevan”

Foto: Ger Cepeda

Flor Torrente: “Creo que uno tiene que hacer cambios para que se renueve la energía, el camino, que las aguas se muevan”

Foto: Ger Cepeda

Flor Torrente: “Creo que uno tiene que hacer cambios para que se renueve la energía, el camino, que las aguas se muevan”

Foto: Ger Cepeda

Flor Torrente: “Creo que uno tiene que hacer cambios para que se renueve la energía, el camino, que las aguas se muevan”

Foto: Ger Cepeda

Flor Torrente: “Creo que uno tiene que hacer cambios para que se renueve la energía, el camino, que las aguas se muevan”
IMG_6777

Foto: Ger Cepeda

Flor Torrente: “Creo que uno tiene que hacer cambios para que se renueve la energía, el camino, que las aguas se muevan”

Foto: Ger Cepeda

Flor Torrente: “Creo que uno tiene que hacer cambios para que se renueve la energía, el camino, que las aguas se muevan”

Foto: Ger Cepeda

La actriz, modelo y diseñadora estuvo en Rosario en el evento FW #14 de MISHKA y nos contó más sobre ella. Dice muy firme que ser hija de Araceli le abrió puertas, pero que todo dependió exclusivamente de ella. Conocé más a esta chica sencilla, bella e inteligente que sabe lo que quiere.

Sorprende por su sencillez y humildad, más que otras celebrities que me tocó entrevistar. Me llamó la atención cómo se portó ante un desperfecto técnico que sufrió mi grabador; predispuesta y paciente. Florencia Torrente tiene ciertas condiciones que, a mi entender, garantizan el éxito: estilo propio, madurez, seguridad, respeto y pocos prejuicios. Su sofisticada belleza es un accesorio.

No reniega de ser hija de la famosa actriz y modelo Araceli González (como hacen muchos en su misma situación). Se nota cuando habla que tiene una excelente relación con ella y que es, ante todo, agradecida de las oportunidades que le dio la vida. Sin embargo, desde adolescente supo hacer su propio camino, primero en el mundo de la moda y ahora también en el de la actuación y el diseño.

Flor trabajó en TV, hizo campañas gráficas y desfiles para numerosas marcas, lanzó su propia firma de carteras y accesorios Helicia junto a su mejor amiga y socia Agustina Bruzón y, como si fuera poco, se luce en la obra teatral “La casa de Bernarda Alba” junto a un elenco de primerísimas actrices. “Ser la hija de Araceli me facilitó muchas cosas en el inicio, porque si la gente no me conociera no me hubieran llamado, pero todo lo que vino después dependió exclusivamente de mi. Prosperar depende de uno. Fue una puerta muy grande pero hay que sostenerla, hay que sostener el camino“, afirma.

Me parece que uno se viste como se identifica y la gente te ve como te mostrás. La moda es arte y el arte es muy especial e importante en mi vida.

Su marcado estilo hace oda al poder femenino. Un look garçon que lleva con la gracia y elegancia de una joven y madura mujer de 25 años y que se expresa en su corte de cabello, outfits oversize y mirada desafiante. Según ella, este vuelco de imagen no fue algo pensado sino que resultó del propio cambio de su cabeza y corazón, de su crecimiento como persona. “Las cosas pasan porque tienen que pasar. La vida me fue cambiando y hay muchas cosas que me pasaron que hacen que sea lo que soy hoy. Sabía que me quería cortar el pelo pero no cuando; tenía miedo y dudaba hasta que un día llegó y dije <es hoy>, y ahí cambió mi vida rotundamente. Vino Helicia, a los dos meses surgió la obra y así un montón de cosas. Creo que uno tiene que hacer un cambio en su vida para que se renueve la energía, el camino, que las aguas se muevan y eso genere otras cosas. Es un todo, el crecer, el acomodarte, de repente ser mujer y dejar de ser niña”.

Naturalmente Florencia está influenciada por el mundo de la moda, se crió dentro de él; pero su propia vocación la llevó a explorar el arte en todas sus formas. La sensibilidad le brota por los poros y le permitió desarrollar una gran pasión por la plástica, el dibujo, la música, el teatro y el diseño. “Me parece que uno se viste como se identifica y la gente te ve como te mostrás. La moda es arte y el arte es muy especial e importante en mi vida. Expresarme es fundamental para mí en todas las ramas; en la actuación, en la música, en los diseños de Helicia y en lo que me pongo. La verdad es que disfruto mucho de vestirme y de toda esa previa a salir de mi casa, es como un momento donde me detengo; no importa a qué hora tengo que salir, me pauto un tiempo para vestirme porque es muy importante para mí”.

Helicia Buenos Aires es la firma de carteras y accesorios que Florencia creó junto a su mejor amiga desde los 6 años, Agustina Bruzón y que recientemente tuvo una exitosa participación en la feria Puro Diseño. La marca tuvo una gran recepción a pesar del poco tiempo que lleva en el mercado, por la originalidad de los diseños y el plus de transmitir un concepto marcado a través de la moda; el de una mujer fuerte y apasionada. Helicia es un libro, la historia de una mujer, venimos de familias donde las mujeres fueron muy fuertes y quisimos transmitir más que una marca de carteras y accesorios. Quisimos mostrar a través de eso una historia, nuestra historia; la evolución de la mujer y cómo fue adquiriendo espacios en la sociedad. Escribimos el libro y cada capítulo es una historia que representa cada temporada. Nuestra primera colección fue <El Origen>; y la actual <El Mundo Medieval>”.

Flor también se desempeña en el teatro junto a un elenco de lujo en “La casa de Bernarda Alba”, el clásico de Federico García Lorca adaptado por José María Muscari que en cada función llena el Teatro Regina. Allí comparte escenario con María Rosa Fugazot, Andrea Bonelli, Adriana Aizemberg, Mimí Ardú, Martina Guzmán, Valentina Bassi, Florencia Raggi y Belén Blanco. “No cuento mucho para quienes aún no la vieron, pero mi personaje es Adela, una libertina. Es una mujer que lucha por sus sueños. Ella se identifica conmigo en muchos aspectos; yo peleo por lo que quiero y estoy feliz haciendo teatro. A pesar de toda adversidad seguimos adelante. Nos llevamos bien, nos queremos mucho y eso también trasciende el escenario. La obra está angelada. Soñamos que fuera un éxito pero nunca lo imaginamos con certeza, nadie tiene la certeza plena de que algo funcione. Estamos felices de que cada día sea una sala llena y la gente se vaya feliz”.

Maribel Conde

Lic. en Comunicación

Dirección editorial - Redacción

No hay comentarios todavía

Responder

Tu email no será publicado.

Podés usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>